Logo enginners 2.0 curso formal para ingenieros en Finlandia que se apropian de la web para un aprendizaje en comunidad.Licencia CC by stylianosm NC

La educación en línea cada vez va tomando fuerza, tanto que muchas son las universidades que ofrecen carreras profesionales, especializaciones y maestrías. Sin embargo las plataformas en la cual estas funcionan no son muy desarrolladas siendo llevado al campo virtual el mismo discurso vertical de enseñanza a los nuevos medios.

He tenido oportunidad de hacer cursos en línea y realmente son plataformas totalmente verticales poco dinámicas y amigables donde no existe un real proceso pedagogico entre usuarios y  la tecnología, son solamente portales con información para leer, resolver actividades y enviarlas. Con esto no quiero decir   que este en contra  de  la educación online, al contrario me parece un recurso muy valioso y una realidad donde apunta el futuro educativo de muchos ciudadanos sin embargo hay que re-pensar los usos que se le esta dando.

Hablando con Gabriel Jaime Vanegas sobre proyectos TIC aplicados a la educación y sobre nuevas formas de aprendizaje, me referenció una entrevista que realizó Mercè Molist a Roger Schank . La cual citaré completamente tal cual como fue hecha, en esta entrada.

Esta entrevista abre el debate sobre que tan eficaz ha sido la educación tradicional , la apropiación y  la migración que se ha dado a soporte en la web

Marcè Molist es una periodista de Cataluña (España), especializada en la Internet, comunidades virtuales y seguridad informática. Colabora en el suplemento sobre tecnología e Internet de El País desde sus inicios; escribió también en la ya extinta revista Web, y en @rroba . 1)

Roger Schank es un experto en Inteligencia Artificial que investigaba cómo educar a los ordenadores y acabó descubriendo que a los humanos nos educan mal. Profesor en las universidades de Yale, Standford y Carnegie Mellon, ha tenido que esperar hasta los 64 años para que una institución académica le permitiese poner en práctica sus teorías: la Escuela de Negocios de La Salle presenta en marzo una serie de másters en línea basados en la revolucionaria visión educativa de Schank. 2)

Esta entrevista se encuentra en el Weblog de Mercè Molist y fue públicada 27/01/10 cuyo título es:

ROGER SCHANK: “EL ‘E-LEARNING’ ES EL MISMO CURSO TERRIBLE DE ANTES, PERO EN LÍNEA.

-¿Qué piensa del e-learning actual?

-Es la misma basura, pero en un sitio diferente. Las escuelas cogen las nuevas tecnologías y las arruinan. Por ejemplo, cuando salió la televisión todas pusieron una en cada aula, pero la usaban para hacer exactamente lo mismo que antes. Igual ahora con los ordenadores: ¡Oh, sí, tenemos e-learning! ¿Y qué significa? Pues que dan el mismo curso terrible, pero en línea, usando los ordenadores de forma estúpida.

-En su página web leo: “Sólo hay dos cosas que están mal en el sistema educativo: qué enseñamos y cómo lo enseñamos”. ¿Qué deberíamos enseñar?
-A vivir, que tiene muchos aspectos, como aprender a ser un abuelo o una madre. Pero la escuela no nos lo enseña. Tampoco a tomar decisiones sobre nuestra vida, aprender valores humanos o decidir qué trabajo nos gustaría.
-¿Y cómo deberíamos enseñar?

-La fórmula del profesor que da la clase magistral y los alumnos hacen exámenes no funciona. Deberíamos aprender como cuando éramos pequeños: nuestros padres no nos sentaron en una mesa y nos dijeron que nos iban a enseñar a hablar, que eso era la gramática y lo otro, el vocabulario. No. El niño habla y, cuando se equivoca, sus padres le corrigen. Aprendemos conversando, usando el lenguaje.

-Es lo que usted llama “aprender haciendo”.

-Sí: todo lo que puedas aprender está basado en la práctica. Para saber conducir un coche no tienes que estudiar cómo funciona el motor o por qué se mueven las ruedas. Toda la educación debería ser así, práctica.

-En sus libros explica que es así como aprende la mente.

-Los seres humanos tienen diferentes procesos mentales que funcionan desde que nacemos, como hacer predicciones, decidir objetivos o establecer la causa de las cosas. Si lo haces bien, triunfas en la vida. Pero en la escuela no lo enseñan. Como mucho te enseñarán la relación causa-efecto en física, pero no adaptada a la vida real. Lo que necesitamos es conocimiento práctico de por qué suceden las cosas con las que nos enfrentamos cada día.

-¿Pero cómo enseñar de forma práctica algo tan importante como filosofía, literatura o historia?

-Es que no son tan importantes. Lo son para los académicos, que deciden qué debemos aprender. Si una parte de la población quiere, de acuerdo, pero no deberían obligar a todos los estudiantes del mundo a aprenderlo. Y sí, es posible estudiar historia de forma práctica, por ejemplo con una simulación que te lleve a la Revolución Francesa.

-¿Cómo pueden los ordenadores ayudar al “aprender haciendo”?

-Con simulaciones más o menos elaboradas que presenten situaciones reales: tenemos este problema, cómo podría resolverse. Ni tan sólo necesitas un ordenador para esto, aunque lo facilita, ya que te permite trabajar con personas que no están en tu misma habitación. El auténtico cambio es cómo se enseña, no los instrumentos.

-Los mejores hackers que conozco son autodidactas, no han aprendido en la universidad sino con sus ordenadores.

-Exacto, han aprendido haciendo, como ir en bicicleta.

-¿Entonces, no necesitamos escuelas?

-Por supuesto que no y deberían ser eliminadas. Las escuelas están controladas por los gobiernos, que no se preocupan de que salga de ellas gente inteligente. Todo lo contrario: quieren gente simple que no se haga muchas preguntas ni complique las cosas.

-¿Cómo llegó a estas conclusiones?

-Mi campo de estudio es la inteligencia artificial, hacer a los ordenadores inteligentes. En los setenta trabajábamos muy seriamente sobre cómo los ordenadores deberían aprender. En los 80, cuando ya era un experto en educación, mis hijos entraron en la escuela. Y cuando ví lo que hacían allí me llevé las manos a la cabeza. ¡Qué forma más estúpida de aprender!

-¿Por qué?

-Un ejemplo con mi hijo: a los 6 años me llegó una nota de la profesora que decía que no era bueno en matemáticas, cuando yo sabía que a los 4 ya hacía multiplicaciones. Fuí a verla y me explicó que aprendían a hacer cuentas con líneas hechas con rotuladores ¡y que mi hijo no dibujaba bien las líneas!

-Ahora experimenta con sus nietos. Ha creado videojuegos que les enseñan matemáticas o a leer. ¿Funciona?

-Sí. Mi decisión más importante se refiere al mayor, que tiene 8 años. Mi hija dudaba a qué escuela llevarlo. Le propuse montar una con otros padres y hoy son doce chicos en una habitación, con una profesora, que lo único que hacen es lo que les gusta a esa edad: construir trenes, coches, camiones, robots.

-Es la misma línea que ha seguido para crear los másters de La Salle, haciendo que los alumnos se enfrenten no a teorías sino a situaciones simuladas de la vida real…

Va a cambiar el mundo. Es divertido, emocionante, algo muy nuevo. Cuando me lo propusieron pensaba que bromeaban porque hablamos de una universidad, que es parte del sistema, que me contrata para cambiar este sistema.

Artículo relacionado: No todo el mundo quiere a Roger Shank

Notas: 1 Wikipedia

2) weblog Marcè Molist

Esta completa entrevista  se permite en cualquier medio digital y no comercial, por favor proporcionar este aviso.